domingo, 15 de enero de 2017

Enseñanzas dominicales de abuelo cebolleta.

Quisiera enseñarles a mis hijos,
incluso a mi mismo,
que una buena parte de la felicidad
es gestionar con presteza
el tiempo y el esfuerzo,
la paciencia
la expectativa
y la frustración.
Saber en qué momento
es más oportuna
la obediencia
y en cuál
sin embargo,
la reforma o la revolución.



miércoles, 11 de enero de 2017

Promesas viejas.

He encontrado detras del armario
restos de espejos
y sueños de cristal.
Eran viejas promesas
escurridas por la parte trasera
de la cajonera.

Se habían quedado ocultas por detrás
hasta que ayer al desmontar
el trinchante
he dado con ellas.

Las miro como ajenas,
como esas fotos de adolescencia
en las que no te reconoces
y juegas a adivinar el nombre
de cada persona que sale
mientras te recreas
intentando rellenarlas
a tientas.


viernes, 30 de diciembre de 2016

Lucha de clases

Hay un mundo celeste
donde habitan ángeles y demonios
a la gente se le mira desde arriba
en esa aseptica lejania
que ni duele ni alegra.
No es facil vivir allí
donde todo es sicodelia y silicona.

Hay un mundo terraqueo
de bares de trastienda,
amores de nostalgia,
ruido cotidiano
donde los sueldos se traducen
en facturas y envelesos
y en poderse permitir
series de pago.

Y hay un mundo subterrraneo
donde la felicidad
siempre está en numeros rojos,
la envidia se viste goma2
y el resentimiento
y la corta satisfacción es un mordisco
al vivir (digo sufrir) cotidiano.



martes, 27 de diciembre de 2016

Aquilino Martín: Jode más dar envidia que pena.

Vivo peor de lo que aparento
se dijo Aquilino
pero hay tanto vividor de mierda quejándose sin razón
que he decidido hacer hoy
lo contrario para aparentar.

Y salio de su casa
con una sonrisa
preconyugal,
una mirada en las nubes
y silbando una canción
de los Fresones.

“Contento le veo don Aquilino
¿se portó anoche bien  la parienta o qué?”
guiñó el ojo estrábico
su portera
“Vaya buena cara
ya me gustaría tener su curro”
le dijo la nuera enchufada del registrador.

Llamó a la radio a un programa de protestar
y les dijo que se quería quejar de todos los cascarrabias
que no paraban de llamar
“No me joda Aquilino,
en la radio solo se gruñe
que si no se me malicia el personal"
le dijo el locutor impostado del programa matinal.

Saludó al conductor del 34
que no supo que contestar,
le dejó el asiento a una jamona de mediana
edad
(la verdad, más por verle las piernas
que por urbanidad)
y le hizo cucamonas a niño chico
que se estuvo riendo
hasta la hora de bajar.

Saco su spray grafitero de sus noches de gorra patrás
y pintó a los pies de la estatua
                                       del caudillo
un epitafio lleno de vida y seriedad
“No hay nada peor
para los que te odian que verte
contento
ni nada mejor para los que te quieren
de verdad.”

Igual no era un sueño
que estaba pasando
larali larala

Siguió cantando
y al entrar en la oficina
le dijo a su jefa a medio orgasmar
que hoy se marchaba a buscar clientes
porque le sobraba felicidad
y no quería desperdiciarla
sentado con cara de exconcejal
de partido de centro
liberal.

Visitó a la florista, le vendió un préstamo personal
y le compró tres orquideas
que le costaron un dineral,
entró en el bar de Jacinto
y le prometió un crédito a cargo del bar
para que se llevara a su novia
a ver Siena la noche de navidad
y para que de una puta vez la pidiera
casar.
Jacinto que es flojico de lagrimal
le pago unos boquerones y un par de bitter kas.

que el mundo se acaba
que el tiempo se agota
que lo que no hagamos ahora
no cuenta en la ultima hora
larali larala

Se apalancó en el puente
mirando su vida cotidiana
el pilar y el rio que pasa
mientras japoneses
miraban lo mismo con la admiración y la extrañeza
de lo nuevo
en la postal que enseñarían mañana.

Pensó en lo normal
que era lo extraordinario
y se echó la bronca por intenso
y se echó de menos el mar
como ese poema de gloria fuertes que empieza por
"..un ocio agotador me deja ensimismada
pulida y reluciente
¿será pecado venirme aquí sola
                                          sin gente?"

Y llevarte a la cima
mas fría
para que me abrases buscando calor
y acabar el beso que medio drogados
nos dimos ayer

Y se plegó la sonrisa,
y la metió en el bolsillo
                      de su gabán
y regresó a casa
con el trabajo hecho
y el objetivo cumplido.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Nuestro diciembre pendiente

Mientras regreso por las calles angostas
de esta ciudad gusanera,
me invento cien historias
que escribir en este blog.

Se me agolpan jirones de banderas
pecios de naufragios
estrambotes de sonetos no escritos.

Y es que quizá la creatividad
ande soltera por las calles de enero,
quizás espere encontrate
en el bar que se hizo nuestro
aquel dia que nos despedimos sin quererlo.

Quizás hoy
queramos acabar aquella historia prohibida
que no empezamos,
los besos que no nos dimos
los sueños que no logramos
el argumento
que da razon a nuestros orgasmos en soiltario
pensando en lo que fue
sin serlo.

A veces los rincones tienen esquinas
los sueños esquirlas
las historias versos sin rima
y nuestra vida
un amor pendiente
y es que no podemos hacernos viejos
esperando que llegue nuestro diciembre.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Haciendo tiempo

El tiempo se hace
cuando te llevas bien con el aburrimiento
y superas esa fobia moderna
de obsesionarte con
llenar de cosas los espacios vacios.

Trabajador digital

Un día me robaron un minuto,
como no dije nada me robaron
las horas,
hasta que al final mi reloj terminó por quedarse
sin saetas.
hoy soy un trabajador de la era digital.

viernes, 16 de diciembre de 2016

Horror Vacui

Horror vacui
le llamaban los romanos,
estamos tan pendientes
de ocupar cada momento
que terminamos desocupando
la vida.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Los comedores de tiempo

Lo peor de algunos problemas
es que se nos comen el tiempo que usamos
en solucionarlos.
Hay problemas inmediatos
aunque sean pequeños
que nos cierran los visillos
abren un parentesis de bruma
apagan la luz alrededor
y cuando se solucionan
han pasado ya diez años
sin saber lo que ha sucedido ente medio.

Llevo una semana enfrascado
no me he enterado de nada
de lo que ha pasado, decimos.

Y a la siguiente, el siguiente
y al final, la navidad de nuevo
y un año
y contamos las etapas por trienios
y ya han pasado seis

Los niños más altos
nosotros más viejos
              y más cansados,
la madurez es saber descubrir
la trivialidad de lo irrelevante
cuando aun estamos a tiempo.

amen.





lunes, 12 de diciembre de 2016

A mi no me engañas con tus bonitos post de cuentos.

Me preguntaste
que cómo me iba la vida.

Tus últimos post, dijiste,
se escapan por las nubes,
pero a mi no me engañas
escribiendo
sé que escribes mucho de cuadros
  cuando huyes
sé que pones muchas fotos
   cuando te faltan versos
sé que escribes de novelas
   por no escribir de lo cierto
Tu no estás bien, me dijiste.

Escribes poemas
como si no fueran tuyos,
vacios
creo que escribes en verso porque necesitas
menos palabras, para segir escribiendo
digo viviendo.

Como cuando me decías Te quiero
para no alargarte
en dar explicaciones.
buscando ese beso
que ocupara
el espacio
que evitaba nuestro invierno.

Ya sabes que estoy lejos
pero aunque no te veo
todavía te siento
muy dentro
a mi no me engañas
con tus bonitos post de cuentos.