jueves, 20 de julio de 2017

Tuiteo

He dejado esparcidas 140 letras
por los caminos
que me conducen a tu olvido.

lunes, 17 de julio de 2017

Fue en Brasil en una ciudad cualquiera

Era una noche calida
un diecisiete de julio
de una ciudad cualquiera,
en la mesa unas cuartillas vacias
y una jarra fria de cerveza
la soledad del lobby apagado
de un hotel de primera.
Se oia Caetano afuera.

Empezamos una conversación neutra
de esas con palabras encontradas
y miradas perdidas sin respuesta.

Mientras Marisa Monte
cantaba su infinito particular,
ella pedía otra cerveza.

Nos turnamos ratos largos de hablar
con otros de escucha lenta
el bar se llamaba Devagarinho
y entre sombras
nos adivinamos, quizás  nos soñamos
mientras Toquinho
tocaba dulce Acuarela.

Los dos estábamos en escala
aquella noche en aquella ciudad cualquiera
ella se marchaba a Manaos
yo regresaba de vuelta
y nos contamos nuestros miedos
yy nuestras dudas
hasta las cuatro y media.
Nos acompañamos justo hasta la puerta
pero no dijimos nada de follar
para no mandar aquella noche
a la mierda.

Nos dejamos nuestros correos
con la encomienda
de enviarnos un poema
justo dentro de diez años
cuando ya tuvieramos bien cumplidos
los cuarenta
y casi vacía la maleta.



martes, 11 de julio de 2017

Aquellas noches de verano

Dónde apoyar la sombra de lo que fuimos
dónde las terrazas
de medioagosto
en verano,
dónde las conversaciones lentas
de media luna
demorando los besos
sin madrugada.
Recopilar mentiras y esperanzas
darle argumento a los días lentos
escribir, escribir prosas y poemas
amores sin membrete
remites sin carta.


viernes, 7 de julio de 2017

Arrebujar, pleamar y destemplado.

Demasiado a menudo agoto las palabras
de mi inventario
de versos. Todas me parecen demasiado
usadas, como arrebujar
pleamar o destemplado.

Demasiado a menudo escribiría
desvarios abiertos con nombres y apellidos
para desvelar secretos
de las personas que se empeñan
en destemplarme cuando arrebujado
me viene a la boca
un pleamar de cuentos.

lunes, 19 de junio de 2017

Me gustaría también

Me gusta la crema pastelera
y los poemas de Gloria Fuertes
y siempre andaría descalzo
o como mucho
a dos palmos de tierra.


comentario en el blog de Molinos

miércoles, 14 de junio de 2017

Julieta de Almodovar. Una opinión.

Ni los colores ni las tramas de Almodovar
tienen matices,
tan cerca en el plano
que desenfoca el entorno
tan rojo, tan azul
que no caben tonos pastel
tan en el personaje
que deshilacha cualquier contexto
y cualquier lógica.

Me gusta mucho Almodovar
siempre me ha gustado
pero no le busquemos argumento
al sentimiento
en primer plano de Emma Suarez
rota por el dolor que todo lo envuelve.
Claro que Almodovar y su Julieta
son predecibles
pero no hagamos de todo lo predecible, tragedia;
es simplemente apuesta por el personaje
y desidia argumental
ya era así cuando sustituía argumento
por risas;
ahora lo mismo cuando lo sustituye por lágrimas.

Lo mejor de todo autor
es que se le reconozca con tres minutos
y dos secuencias. Y aquí se le reconoce a la primera.
Me cuentan que en sus últimas películas
ha hecho mucho bodrio,
puede ser, no las he visto;
pero tanto hoy en Julieta como en su día en Volver
encuentro al Almodovar de siempre,
el del atrezzo colorista
el del primer plano
ciervos, sueños y fijaciones
en fin, el que me gusta.

No cuento de qué va
solo lo que me sugiere:
La imposibilidad de controlar
el sentimiento que inspira
la soledad y la ausencia
que nos rodea;
La vocación de buscar causas
a la actuación incomprendida de aquellos
a quienes queremos
el sentimiento de culpa
que genera la perplejidad
y el dolor de lo que no entendemos.

Quedaros con los primeros planos de Emma Suarez
Peor a mi entender está Ugarte
(en todos los sentidos)
pero bueno, es que juegan en ligas.diferentes
Los actores masculinos son decorado
poco aportan.

Y lo más importante es que
aunque la he visto con miedo
por el ruido de fondo (panameño) que se generó
devuelvo la peli a la biblio
(¿dónde estará el ultimo videoclub?)
con un buen sabor de boca.

jueves, 8 de junio de 2017

Versos Borrados de Junio.

Se fue,
se marchó
no dejó rastro
los versos del poema
escrito en directo y seguido
de repente una noche de junio
volviendo con más alcohol que razón
queriendo escribir esas sensaciones arruinadas
y aletargadas, sobrescribes sobre los versos de ayer
y los envías al pozo tenebroso de lo no escrito
como si nunca hubieran existido antes
como si la luz negro sobre blanco
de la pantalla no los hubiera
reflejado, como si nunca
los hubiera sentido
Y ahora a penas
el recuerdo
antes del
fin
.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Dos gomas y goma dos

Lo peor es que mi silencio
cueste dinero,
que tenga que callar intrigas,
señores gordos en lugares de provincias
nietos pluriempleados
amantes de gerentes
familias politicas
políticas de familia.

Disculpenme,
no querria interrumpirles
su polvo aburrido de siesta,
pero hay unos señores en el recbidor
que hablan de goma dos
mientras ustedes
me hablan de que
necesitan dos gomas.

viernes, 26 de mayo de 2017

La poetisa que no quería volar

Nunca he podido resistirme
ante una mujer
que lee libros de poemas
en el muro de un malecón.
Te miraba ensimismado
a la distancia justa
entre tu indiferencia y mi deseo
hasta que me sonreiste
y me hiciste acudir.

Te pregunté que a quien leias
A Gloria, Versos que pasan
Y yo que hasta un instante
te hacía entre Benedetti y Neruda
me maldije
por creer todavía en los reyes magos
y en Audrey sentada en el alfeizar
cantando una canción.

"Todo el pasado se quiere apoderar de mi"
me leiste
"y yo me quiero apoderar del futuro"
te contesté.
Luego te solté
con aire pretencioso
"no soporto que las mujeres no sepan volar"
 
- No seas idiota, me cortaste,
no leas a Girondo
las mujeres tienen que saber follar
deja lo de volar para los pájaros.
Me pilló tan de repente que me quedé callado
mientras tu te reias a dientes llenos.

Sin pensar, me agarraste de la nuca
y me diste uno de esos besos
largos y lentos
llenos de saliva, lenguas y propuestas.

Cuando iba a hablar
me cerraste la boca,
no te preocupes por tu virginidad
(me dijiste a la oreja),
a mi me gustan las chicas,
pero es que me has dado
tanta pena.

Ahora me tengo que ir, me susurraste
mañana quedamos aquí si no tienes problema...

... y desde entonces, cada noche de verano,
a eso de la una y media
quedábamos para contarnos nuestros ligues
y leernos el uno al otro
algún poema.



miércoles, 24 de mayo de 2017

Agua

No me digas que no te gusta
cuando el agua helada
te abre la boca a hachazos.

No me digas que no te duele
la lluvia ardiendo
de una ducha matinal de invierno.

No me digas que no te envuelve
la tormenta inesperada de verano
si te pilla sin paraguas a media tarde.

No me digas
que no cierras los ojos
bajo el agua
para oir despacio
el ruido de
tu memoria y tu silencio.